======================================

HYUNTONIC: Jon Snow y los chicos Stark!

¡Buenos días!
Os dejo con un nuevo post de nuestra colaboradora más divertida, HyunTonic
 

¡Que lo disfrutéis!

Victoria

************************************************************

¡Buenas! 
Estaba yo pensando en finiquitar la temática “Casa Stark” (no como suele finiquitar a sus personajes R.R. Martin) con este post, dedicado a los machirulos Stark, que si bien son los hombres de su casa, el término machirulo en la serie se les queda un poco justito. Y es que no cortar cabezas a diestro y siniestro (cabeza…. 

Una parte del cuerpo un tanto delicada para ellos), no matar gatitos indefensos ni violar féminas indiscriminadamente bien les ha valido el extraoficial título de Blanditos, relegando al fiero lobo huargo a un cachorrito de caniche. 

Los hombres Stark no están hechos para la guerra; podemos remitirnos a las ideas hippies y solidarias de Ned Stark, al desastre en estrategia personificado de su hijo Rob Stark, o a Jon Nieve, que simplemente es un bastardo, pero un bastardo de verdad, sin querer ofender. Y a parte, un chaquetero de cuidado, o si no sólo hay que preguntárselo a su novia, que aún lo está esperando con los puños americanos puestos. 


Empecemos con Neddie: 

Ned Stark
 
Este hombre venido a menos habría sido un buen hippy al servicio de John Lennon. Se habría manifestado vigorosamente en contra de la guerra de Vietnam, habría fumado canutos y no se habría perdido ninguna edición del Woodstock, porque ante todo, él es un hombre de paz, pero sobre todo un amante de la música. Pero tuvo la mala fortuna de encarnarse en Señor del Norte en una época pseudomedieval, y claro, no le va bien. Ned ante todo, es un setentero con clase musical, dedicado a algún trabajillo mediocre que le dé para engrosar su ya extensa colección de vinilos; amante de Jim Croce, Pink Floyd, The Beatles y Fleetwood Mac, si siguiera vivo estaría más que contento por el nuevo disco que van a sacar Pink Floyd después de 20 años de inactividad:

(El principal proveedor de ropa y complementos de Ned Stark es el mercadillo y de vez en cuando el Carrefour para algún anorak. Si acaso las gafas de sol sí que son de marca –Ray Ban- para miradas con estilo). 

Y en la misma serie Juego de Tronos tenéis el resultado de que el caprichoso Destino se empeñe en que un hippy fumapetas sea el amo y señor de una región en guerra. Y en la época medieval, añadiendo saña. 
Robert Stark



El mimado de Neddie, aunque los mimaba a todos. Su primogénito, su primer cachorro macho y la gran esperanza de la Casa. Un tipo que más que ser heredero de una tierra que sospechosamente se parece mucho a Escocia, le pega más ser el capitán de algún equipo de fútbol, por lo de carácter de líder (que no capacidad de liderazgo), por majete y por creerse importante, típico perfil de super héroe americano que suelta gracias americanas hasta en los momentos más adversos y te guiña el ojo, como que es guay y guapo. Y como viene a ser tradición en su familia pseudomedieval mediática, no está hecho para las guerras, pero no porque sea escrupuloso o hippy como su padre, sino porque es muy pero que muy malo jugando al ajedrez. 
Este chico habría alcanzado su plenitud en vida viviéndola como un estudiante de Universidad corriente, con amigos chachis y novia modosita -pero cañón- del club de poesía, para seguidamente aspirar a entrar a alguna multinacional de jefecillo raso. Fan de Franz Ferdinand, The Who, Duran Duran, y The Beatles, estos últimos gracias a su padre:

(Estilismo muy fashion y muy Brit fuera de las fronteras inescrutables de Inditex, la ropa se la suele comprar en tiendas de Candem Town, pero también en Calvin Klein, cuando haya que ir más formalito). 

Como dicho ya con su padre, su resultado en la serie demuestra que niños guapos de a pié tampoco valen (normalmente) para organizar un ejército y llevar una guerra. Pero, ¿¿¿y lo majo que es??? 

Brandon Stark


Poco se merece un niño que, haciendo caso omiso a su buena madre que le dice que sea más persona y menos mono y que deje de trepar por todos los sitios, causa un cisma entre Casas y una guerra entre todos los reinos que se conocen, aunque también hay que remarcar que si no hubiera sido el niño, habría sido cualquier otra cosa lo que causara todo este desastre. Es más bien un niñato skater, de ésos que vas a cruzar la calle y no te dejan porque están practicando, granudo, con el pelo grasoso y con una novia de 13 años, mas ajustada que las damas de rotonda y hablando mogollón sobre cosas de skaters, para integrarse en el grupo de skaters amigos de su novio.  
Un niñato corriente cualquiera, aún no ha tenido enfrentamientos personales internos suficientes como para decir que es un personaje maduro:
(En la foto aún sale bonico, pero luego se vuelve un teenager granudo y unicejo)


(Ropa de la sección más juvenil de Inditex: camisetas y pantalones de Bershka hombre, muy casual, rayando en lo gorrino debido a su relajación higiénica). 

Jon Nieve (o Snow, como se prefiera)

El bastardo más famoso de la serie y de toda proyección mediática actual. Jon por lo visto, y según el libro, es un tipo elegantón y con carisma, dotado de un carácter mucho más agudo que el de su hermanastro Rob, cosa que poco se puede apreciar en la serie-desde mi punto de vista-, porque ya se han encargado los productores de la serie de poner al actor más sinsal e inexpresivo de todos los posibles candidatos. Aunque expresivo es, porque pone cara de estar aguantándose la pepitilla todo el rato, pero claro, no cambia la expresión. Su papi de pega Ned se lo lleva a su casa para demostrar que es todo un bonachón, alegando que es sangre de su sangre pero que no puede decir más, lo que lógicamente, como buena malpensada que es, a su hembra le sienta como dos espadazos de acero valirio en el hígado. Mal, vamos. Así que todos nos podemos imaginar su infancia con una madrastra malvada a lo Cenicienta cuyo objetivo principal es amargarlo; esto hace de él un chico resentido con un cierto punto oscurillo, con muchas cosas por descubrir (como el cuerpo de una mujer, o ser expresivo-ya puestos), pero con un elevado sentimiento de justicia. En la vida real, se trataría de un chico que se mete en la policía para seguidamente, pasarse al otro bando y tomarse birras con traficantes de drogas duras. Y volverse luego a la poli. Para luego volver con los traficantes. Y la poli. Y los traficantes. Y la poli. (etc).  



 ¿Estilismo? Pseudo-pijo-punky, claro. (Rebeldía & pijor con Sex Pistols por bandera).


(Ropa de cualquier mercadillo, tienda de Inditex, Mango, etc pero negro y pseudo-punkarra, pero siempre de calidad) 

Pero hay que entenderlo, porque el pobrecillo ha sufrido mogollón y era virgen hasta hace nada. 
Con esto doy por concluída la Casa Stark, nos vemos en el siguiente post, con lo que me venga en gana! 

¡¡Besos!!

Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

======================================

======================================