======================================

#RelexSmileVlc: UNA NUEVA VIDA SIN GAFAS!

¡Buenos días!

Como os había adelantado en mi último post de la experiencia #RelexSmileVlc, tenía muchísimas ganas de contaros cómo fue mi vida en estos últimos meses después de la operación de miopía.



En caso de que no sepas muy bien lo que he pasado, te cuento, que hace algunas semanas decidí operarme la vista por la técnica de #ReLExSmile en la Clínica Oftalmológica Castro de Valencia.
 
A continuación te dejo los enlaces de todo lo que fui viviendo, desde el momento que tomé la decisión, pasando por las pruebas previas a las que me tuve que someter, así como la medicación, el estudio de los diferentes tipos de operación, y el día que pasé por el quirófano. Todo paso a paso, con mis fotos y experencias para que podáis ver cómo es esto de someterse al láser.

Lo podéis ver aquí: 

Como te contaba en los posts previos, de verdad que no tengo palabras para agradecer al Dr. Castro por su trato y profesionalidad, así como al grupo de enfermeras Raquel, Isabel y Sonia, por ser tan majas y atentas durante todo el proceso que duró la operación.

Aquí te dejo los datos de la Clínica Oftalmológica Castro, por si quieres ponerte en contacto y preguntarles todas las dudas que tengas, así como pedir una cita o hablar con ellos sobre tu caso de miopía en particular, 100% recomendado:
   
Llevo días acordándome de las situaciones de lo más rarunas llevando gafas, te ha pasado esto alguna vez?

  • Llegar al trabajo y a clase, abrir el bolso y darte cuenta que te has dejado las gafas en casa… día de cegata asegurado!

  • Tener una cita y que te inviten al cine… Que sí, que en la teoría es lo más romántico, pero la realidad es que mientras él compra las palomitas tú te sacas una carrera de ingeniería para saber cómo montar las gafas 3D con tus gafas de ver sin que se te caigan durante las dos horas de peli. 
  • Yo no sé si lo que yo tenía eran gafas o imanes, porque se le pegaba tooodo lo que iba encontrando por ahí, nunca pasaban más de tres horas sin que tuviera que estar buscando una toallita para darles un repaso.
(Sí, estoy intentando ser correcta, porque todos sabemos que casi nadie busca la toallita, yo iba dándole a los cristales con cualquier retazo de tela que viera por ahí… camisetas, vestidos, suéters, todos eran bienvenidos para limpiar, y en consecuencia rayar, los cristales).

  • Salir de fiesta sin gafas, y que te pasen dos cosas, confundir a gente y saludarla, o ante la duda, no saludar a nadie por miedo a equivocarte.

  • Bueno, podemos hablar del gimnasio? No os quiero contar las veces que se me resbalaban las gafas en clase de spinning. Si ya sudas de normal (y molesta las gotitas que caen), y imagina llevar gafas y a los 10 minutos de empezar, y en vez de concentrarte en “subir la montaña”, estás rezando a todo lo que conozcas para que no se te caigan las gafas de la punta de la nariz. 
(Extra: a la semana de empezar el gym, opté por una opción muy práctica, pero nada trendy, que era ponerme una cuerda de gafas… la imagen de cuadro, como os podéis imaginar, en mallas, con un moño, toda roja y con gafas y una cuerda colgando).

  • Y, qué tal cocinar? A ver quién es el valiente que abre el horno o la tapa de la cazuela en plena ebullición y puede ver algo… Se te llenan las gafas de vapor y de un momento a otro terminas pareciendo Mr Magoo.
  • Otra cosa importante en la vida de un gafotas… la lluvia! Te pilla el agua en medio de la calle y no tienes paraguas, eso ya es una faena porque empiezas a correr cual hormiguita intentando llegar a casa, pero si encima llevas gafas, esto es la fiesta. No te las puedes quitar (porque sino, no ves), pero tampoco ves nada porque tienes un mar de gotitas pegadas a los cristales… 
  • Y si en invierno te pilla la lluvia, qué tal el verano? Esa temporada que te vuelves una maestra en el arte de salir a la calle quitarte las gafas de ver, ponerte las de sol, entrar a una tienda, quitarte las de sol, sacar del bolso otra vez las de ver, ponerte las de sol como diadema y las de ver una vez más… Ahí, desenfundando en milisegundos cual Kun-Fu Panda. (Por cierto, decidme que no soy la única que se metió a ducharse con las gafas puestas jaja). 
  • Y si llevas las gafas de sol graduadas, te tienes que ceñir sólo a llevar un tipo de gafas de sol que sean adaptables al proceso de la Óptica, y olvídate de ir cambiando de modelo en cada temporada. Las cuidarás como oro por algunos años. 
  • Siguiendo con el verano… ¿Habéis perdido a vuestros amigos alguna vez en la playa? Porque yo un montón de veces! Te metes al mar muy feliz por darte un chapuzón, haces la croqueta en el agua y todo son risas hasta que emprendes el viaje de vuelta, cual Frodo en Mordor vas paso a paso con cautela porque no te ves bien los pies (no tienes gafas) y te mentalizas para recordar el camino de vuelta a tu sombrilla… cuando tus amigos la llevan, sino estás perdido ^_^ 
  • Quedarte dormida en el sofá viendo la tele puede ser lo más placentero de un domingo por la tarde, siempre que no te gires y te claves las gafas (y el dolor es lo de menos, aguantamos, somos espartanos del sofá), pero te recorre ese pánico de "por favor que no se me hayan doblado o quebrado!".
  • Entrar en crisis momentáneas al pensar que perdiste las gafas, empezar a decir “no están, no las encuentro, las he perdido!!!”, y tenerlas colgadas al cuello, como diadema, o peor… puestas (que alguna vez me ha pasado, no preguntéis jaja).

Bueno, estas son sólo algunas de las situaciones que vivimos los que llevamos (o llevábamos) gafas.

Y desde que me operé de miopía he podido descubrir una libertad inexplicable en no depender de nada para poder hacer cosas y verlo todo a la perfección. 

¡¡¡Y he vivido un verano increíblemente divertido!!!

Levantarte, abrir los ojos y verlo todo perfecto.

Salir a la calle y ver los buses sin gafas (no sabéis la sensación que es eso los que no necesitáis gafas).
Llegar a la oficina y ver bien el ordenador.


Cambiar de gafas de sol (¡ya no necesitas graduadas!) las veces que quieras.


Reirte y saltar charquitos abajo de la lluvia.
Viajar, ir al cine, meterte en todo el meollo de los conciertos y no estar preocupada a los empujones, los saltos o si te rompen un cristal.


Maquillarte sin estar pegada al espejo. Y maquillarte mejor, porque yo llevaba años sin ponerme eyeliner, porque total como con las gafas no se veía… ahora me dedico más tiempo y el resultado se nota.


Dormir en el camping, no estar preocupada por dónde has dejado las gafas, meterte en medio de una guerra de polvos de pintura y disfrutar de cada experiencia maravillosa de la vida!


Disfrutar de todo, ser libre y que tus ojos te lleven a recorrer el mundo y guardar recuerdos imborrables.



Gracias y más gracias Clínica Oftalmológica Castro por aconsejarme tan bien y, nunca mejor dicho, abrirme los ojos a una vida sin gafas!

Espero que estos posts os hayan servido para tomar la operación como una opción, solucionar algunas dudas y conocer de cerca cuál es la técnica de operación de miopía #ReLExSmileVlc.

Cualquier duda que tengáis, me tenéis en Twitter, Facebook e Instagram con el hashtag #RelexSmileVlc y os la contestaré al momento.

¡Que paséis un buen día!

*******************************************
http://www.facebook.com/misspersonalchoppedhttp://instagram.com/misspersonalchoppedhttp://twitter.com/MissPersChopped
 
*********************************************
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

======================================

======================================